4 MITOS DEL MATRIMONIO QUE DEBES DEJAR DE CREER

Por Revista Bodanovia

2019-03-31 03:22:02



El matrimonio es un tema del que muchos quieren hablar, incluso es muy probable que hayas escuchado un sinfín de opiniones de familiares, amigos o supuestos expertos en los medios de comunicación. Es por esta razón que lo mejor es evitar dejarnos llevar por suposiciones que no corresponden con la realidad. Un buen inicio para ello, puede ser conocer algunos de los más frecuentes mitos sobre el matrimonio.

  1. Ya te amarraron

Frecuentemente sucede que cuando tus amigos se enteran que vas a casarte, te dicen que si lo haces ya no vas a volver a tener vida propia y habrás de renunciar a las actividades que te gustan y a tus amistades. Sin embargo, el hecho de casarte, no significa que debas perder tu individualidad. Puedes llegar a un acuerdo con tu esposo para lograr integrar sus mundos sin sentir que pierden su libertad. Por ello, te recomendamos que destines un tiempo para estar contigo misma.

  1. Te casas con tu pareja, no con su familia

Aunque esta frase es muy recurrente, es un gran engaño ya que cuando decides casarte con alguien, de alguna forma también lo haces con su familia. Aunque no te guste la idea, tu pareja proviene de un núcleo familiar al que debe seguir frecuentando después de la boda, por lo que es muy importante que trates de mantener una buena relación con ellos.

  1. Tu relación va a ser un “martirmonio”

Una gran parte de los matrimonios viven con el miedo de que su alegría se vaya apagando después de los años, y que su vida comience a llenarse de martirio y angustia. Decide desechar hoy mismo estos pensamientos, ya que estar casado no siempre es sinónimo de sufrimiento. De hecho, el matrimonio te puede dar la oportunidad de unir tus sueños con los de otra persona, ser su cómplice y aliado para que juntos logren construir un mismo futuro.

  1. El fuego de la pasión se va extinguiendo

No olvides que la intimidad en el matrimonio se debe ir cultivando poco a poco. Sé que en ocasiones las responsabilidades diarias dificultan el romance, pero estoy segura que si logras organizar bien tus tiempos, lograrás mantener el fuego encendido. Recuerda que tu matrimonio es como una casa: mientras más firmes tenga los cimientos, hay menor riesgo de que algún temblor la pueda derrumbar. No permitas que nadie destruya su relación, constrúyela sobre la roca y sobre la verdad.

Deja un comentario